lunes, 27 de abril de 2015

Retrato de familia


Cuantificar los abusos sexuales es un imposible aritmético, ya por el miedo a denunciar, o ya por el prejuicio de la víctima.
Sin embargo cada vez son más los casos conocidos gracias a las intensas campañas que protegen y ayudan a niños y mujeres, que constituyen el mayor objetivo de los abusadores.
En estos cuadros estadísticos hay un lado sellado. Del que no se habla en los grandes análisis. Es un cuadro que surge de la presunción de que el abusador siempre es masculino. Se trata de niños abusados por mujeres adultas. Y es el indignante hecho de nanas o parientes mayores que aprovechan su circunstancia y la confianza otorgada para desfogar sus urgencias pélvicas con indefensas criaturas que no saben lo que está pasando cuando la lujuria hace perder los estribos a las agresoras. Esta afirmación está basada en anotaciones de reconocidos pediatras y psicólogos a quienes les ha tocado conocer de un delito que no se repara ni con la pena del victimario, ni con ninguna indemnización.
Aunque la experticia científica para tratar los abusos ha aumentado en Colombia, es inevitable que el hecho ocurra. Ha sido esta, a través de la historia, una actuación de bajos instintos inherente al ser humano.
Nada más ayer se divulgó la captura de una banda acusada de cometer delitos sexuales en Barranquilla y Soledad, en donde 10 menores de edad, adolescentes y preadolescentes, entre 13 y 17 años, fueron víctimas de inducción a la pornografía.
Y como siempre, en estos cuadros de abuso sexual se consolida lo que los expertos denominan “el retrato de familia”. Porque al menos un 60% de los victimarios está sonriente en la foto grupal que incluye abuelos, padres, tíos, primos mayores y, por supuesto, niños.
Es la cercanía y la confianza un elemento vital para que suceda lo que sucede. Por eso psicólogos y educadores piden a padres velar de cerca el cuidado de sus hijos. El denominado retrato de familia se extiende a muchos otros sectores. Llega hasta el aula de clase y hasta el vecino generoso. No se trata de explotar en paranoia contra todos, pero sí de abrir bien los ojos.
Los datos estadísticos de las autoridades ponen los pelos de punta. A la fecha, la Fiscalía conoce 11.729 casos referenciados por lo que se denomina “notitia criminis” y por lo cual se presume que 12.921 menores de edad han sido abusados en el país. La cosa empeora: dos terceras partes de esa cifra establece que las víctimas son menores de 14 años.
Frente a un país violento estas cifras podrían ser muy débiles, pero 475 casos por acceso carnal abusivo y 405 casos por actos sexuales abusivos en 2013 y 2014 son números que impactan, más cuando se calcula con bastante acierto que ese dato refleja solo el 60 o 70 % de la realidad.
Un interesante y juicioso estudio del psicólogo Leonardo Romero, titulado “Prevención del abuso sexual infantil, desde la perspectiva de la promoción de los derechos”, señala que esos números son un subregistro de los casos. No hay duda. En parte porque de lo que menos se sospecha es del retrato de familia.

mendietahumberto@gmail.com

- See more at: http://m.elheraldo.co/columnas-de-opinion/retrato-de-familia-192607#sthash.DdwG9W6o.dpuf

miércoles, 8 de abril de 2015

Rompiendo con los mitos del abuso sexual imfantil.

ROMPIENDO CON LOS MITOS


Me sorprende enormemente que hoy en día, con el auge de los medios de comunicación, con la variedad de redes sociales y con el internet que permiten que las noticias sean conocidas en tiempo real, se sigan presentando tantos casos de abuso sexual infantil; bueno… quizás el termino adecuado no sería sorprenderme, quizás el termino correcto es: me entristece, porque si bien es cierto que en la actualidad se denuncian más casos que en tiempos anteriores, y que algunas cifras en Colombia reportan una leve disminución de estos hechos (Aunque se contradicen con otros reportes), la verdad es que aún son muchas las niñas y los niños víctimas de ASI.

Debido a lo anteriormente expuesto me pregunte ¿Por qué? Y llegue a la conclusión de que aun vivimos bajo la sombra de mitos que hacen creer a una parte de la sociedad que esto no va a pasarle a ellos; grave o mejor gravísimo, pues los seres humanos cuando nos sentimos seguros tendemos a bajar la guardia y cuando eso se conjuga con otros factores de riesgo y vulnerabilidad de las posibles víctimas, podemos estar ante un potencial caso de abuso sexual.

Por eso creo, que una de las estrategias que se debe implementar cada día con mayor fuerza es la educación sobre el tema, dirigida a padres, madres, cuidadores y responsables de crianza; pero, ¿De quién es la tarea? Bueno, en mi opinión la tarea es de TODOS, desde el Gobierno Nacional, Departamental y Municipal a través de las políticas públicas que deben extenderse a todas las entidades, lugares y niveles socio-económicos, como de organizaciones no gubernamentales que trabajan en iniciativas de prevención e incluso del ciudadano y ciudadana del común, que pueden replicar la información a través del voz a voz.  Sí, solo si visibilizamos la problemática, solo si derrumbamos los mitos y logramos concientizarnos de la realidad, podremos prevenir y en algunos casos lograr la detección temprana para mitigar los daños lo antes posible.

Es hora de acabar con el mito de “Eso pasa en otras familias”, NO, eso puede pasar o incluso puede estar pasando en su hogar, y usted no se ha dado cuenta ¿Cómo? Se preguntara, pues por causa de otro mito “Si eso pasara en mi casa, fácilmente lo detectaría” FALSO, la verdad es que muchos de los y las sobrevivientes de ASI, pasan toda la vida sin revelar lo sucedido, por miedo, vergüenza, culpa o temor a no ser creídos.

Ahora, existen otros mitos como creer que “Las personas agresoras se ven extrañas y podemos identificarlas”, también esto es falso, estas personas se ganan la confianza de familiares y menores, pueden ser amables, pueden estar o no casados y tener hijos, pueden o no tener algún grado de escolaridad y un trabajo estable, aunque hay rangos de edad donde se comete mayormente este delito, lo cierto es que el victimario puede tener cualquier edad, puede ser cualquier persona; y para romper de una vez con otro mito “Solo los hombres son abusadores” nos encontramos con la realidad de conocer casos de mujeres que han cometido conductas sexuales abusivas con menores, lo que sucede  es que este delito puede pasar inadvertido debido a que la agresora desarrolla rutinas con el niño o la niña tales como: Bañar, vestir, jugar, alimentarlo, cuidarlo cuando se encuentra enfermo y otras, pero también se conoce de casos donde de ASI de  maestras hacia sus alumnos.

En esta oportunidad solo vamos a mencionar estos mitos, aunque existen muchos.  La invitación ahora es a replicar, a contar, a difundir esta información con todas las personas de nuestro alrededor incluyendo familiares, compañeros de trabajo y vecinos; recordemos la tarea es de TODAS y TODOS.

Sé parte del cambio, sé parte de la solución.


Maira Alejandra Castro Sanjuan
Psicóloga
ASI Nunca Más Colombia
Fundación Vida & Libertad

Colaborador de la Red Hispanoamericana contra el abuso sexual infantil

lunes, 6 de abril de 2015

Denuncian que durante marzo se han registrado 16 casos de abuso sexual infantil en Valledupar

Denuncian que durante marzo se han registrado 16 casos de abuso sexual infantil en Valledupar

Denuncian que durante marzo se han registrado 16 casos de abuso sexual infantil en Valledupar
Archivo RCN La Radio

Por: RCN La Radio

A 16 ascienden los casos de abuso sexual infantil en Valledupar. El caso más reciente se trata de un niño de 6 años que al parecer fue abusado por un compañero de colegio.

El hecho fue revelado por Leonardo Maya, gerente del hospital Eduardo Arredondo Daza, quien afirmó que la cifra corresponde a los casos atendidos en ese centro asistencial. 

El funcionario manifestó que en un día han atendido hasta tres menores víctimas de abuso sexual. “Los datos corresponden a un solo hospital”, enfatizó.  

Entre los casos atendidos indicó que hay una niña de 11 años que al parecer fue abusada por su padre, un niño de 2 años que al parecer fue abusado por su primo y una niña de 6 años cuyo agresor al parecer fue su tío.

“Hay que estar mentalmente enfermo para cometer este tipo de actos. ¿En quién podemos abusar si los padres abusan, si los tíos abusan?”, dijo el funcionario.

Manifestó que algunos de los cambios que presentan los niños que son víctimas de abuso sexual es que señalan con frecuencia las partes íntimas de las personas que tienen alrededor y se tocan las de ellos. Los menores presentan dolor en sus genitales y muchos se vuelven agresivos.

Google+ Badge