lunes, 27 de abril de 2015

Retrato de familia


Cuantificar los abusos sexuales es un imposible aritmético, ya por el miedo a denunciar, o ya por el prejuicio de la víctima.
Sin embargo cada vez son más los casos conocidos gracias a las intensas campañas que protegen y ayudan a niños y mujeres, que constituyen el mayor objetivo de los abusadores.
En estos cuadros estadísticos hay un lado sellado. Del que no se habla en los grandes análisis. Es un cuadro que surge de la presunción de que el abusador siempre es masculino. Se trata de niños abusados por mujeres adultas. Y es el indignante hecho de nanas o parientes mayores que aprovechan su circunstancia y la confianza otorgada para desfogar sus urgencias pélvicas con indefensas criaturas que no saben lo que está pasando cuando la lujuria hace perder los estribos a las agresoras. Esta afirmación está basada en anotaciones de reconocidos pediatras y psicólogos a quienes les ha tocado conocer de un delito que no se repara ni con la pena del victimario, ni con ninguna indemnización.
Aunque la experticia científica para tratar los abusos ha aumentado en Colombia, es inevitable que el hecho ocurra. Ha sido esta, a través de la historia, una actuación de bajos instintos inherente al ser humano.
Nada más ayer se divulgó la captura de una banda acusada de cometer delitos sexuales en Barranquilla y Soledad, en donde 10 menores de edad, adolescentes y preadolescentes, entre 13 y 17 años, fueron víctimas de inducción a la pornografía.
Y como siempre, en estos cuadros de abuso sexual se consolida lo que los expertos denominan “el retrato de familia”. Porque al menos un 60% de los victimarios está sonriente en la foto grupal que incluye abuelos, padres, tíos, primos mayores y, por supuesto, niños.
Es la cercanía y la confianza un elemento vital para que suceda lo que sucede. Por eso psicólogos y educadores piden a padres velar de cerca el cuidado de sus hijos. El denominado retrato de familia se extiende a muchos otros sectores. Llega hasta el aula de clase y hasta el vecino generoso. No se trata de explotar en paranoia contra todos, pero sí de abrir bien los ojos.
Los datos estadísticos de las autoridades ponen los pelos de punta. A la fecha, la Fiscalía conoce 11.729 casos referenciados por lo que se denomina “notitia criminis” y por lo cual se presume que 12.921 menores de edad han sido abusados en el país. La cosa empeora: dos terceras partes de esa cifra establece que las víctimas son menores de 14 años.
Frente a un país violento estas cifras podrían ser muy débiles, pero 475 casos por acceso carnal abusivo y 405 casos por actos sexuales abusivos en 2013 y 2014 son números que impactan, más cuando se calcula con bastante acierto que ese dato refleja solo el 60 o 70 % de la realidad.
Un interesante y juicioso estudio del psicólogo Leonardo Romero, titulado “Prevención del abuso sexual infantil, desde la perspectiva de la promoción de los derechos”, señala que esos números son un subregistro de los casos. No hay duda. En parte porque de lo que menos se sospecha es del retrato de familia.

mendietahumberto@gmail.com

- See more at: http://m.elheraldo.co/columnas-de-opinion/retrato-de-familia-192607#sthash.DdwG9W6o.dpuf

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor participa con nosotros.
Muchas gracias.

Google+ Badge