jueves, 5 de marzo de 2015

Patricia es una mamá leona.



En dos días para que El laberinto de Alicia culmine y Patricia Castañeda supo darle vida a Sofía, una abogada fuerte y decidida que tropieza con el abuso sexual de su hija y deja ver una de las facetas más instintivas del ser humano.
Hemos sido testigos de la evolución de Sofía en El laberinto de Alicia, ¿cómo te preparaste para asumir los conflictos del personaje?

“Nuestro oficio de actor es preparar cualquier papel, sin importar si es pequeño, grande, fuerte o suave. En este específico me ayudó mucho Claudio Cataño(pareja), a moldear el personaje desde adentro: las emociones, las dudas y la credibilidad, que es de lo primero que uno se debe agarrar, porque las debilidades son las que más esconde el ser humano. No importa quién seas o cómo seas, las personas terminamos sintiendo dolor en algún momento, por eso me metí en la debilidad de Sofía sin salirme de los parámetros de su rigurosidad.
Tú puedes ser la cara que quieras con tu familia, tus vecinos, en tu trabajo, pero te dicen que tu hija fue abusada y creo que a cualquier persona y a cualquier madre se le muere el alma, porque es tu responsabilidad, es la única que tú tienes cuando tienes un hijo, cuidarlo. Sofía en ese momento se culpa por hacer mal su trabajo como madre y por ver el dolor de su hija, es una montaña rusa emocional berraca”.
¿Qué ayudas tuvieron para tratar el tema del abuso sexual infantil?

“Fueron los del bienestar familiar y los del Caivas (Centro de Atención a Víctimas de Abuso Sexual) a hablar con todo el elenco. Todos los chiquitos tenían una psicóloga en el set, que jugaba con ellos y les hacía tareas y juegos con respecto al respeto del cuerpo, y todos íbamos aprendiendo cuando los veíamos en ello. Es un tema que no se ha tocado mucho porque es algo vergonzoso, pero con Laberinto lo pusimos en la agenda”.
Sofía, por sus acciones, pasa de víctima a villana, ¿lo consideras así?

“Entiendo mucho lo que me preguntas porque hasta mi hermana y mi esposo me dicen “¡¿Cómo haces eso?!”, pero es que antes de que se supiera quién era el abusador, todos apoyaban a Sofía, porque las pruebas apuntaban a su esposo, pero como los televidentes saben quién es realmente, no la apoyan, pero ella sigue sin saber quién es. ¡No tiene ni idea! La entiendo, entiendo su posición, más no comparto lo que hizo, y espero que nadie lo haga, aunque es entendible, es una mamá, y uno es una leona protectora con los hijos, nos hacemos matar por instinto de conservación y protección. Cuando hice el personaje, nunca traté de leer lo que le pasaba a los demás personajes para no juzgarla, tú te metes en los pantalones de esta persona y la tienes que interpretar con el mismo convencimiento que lo escribieron. Ella no es una persona mala, en la serie no hay buenos ni malos, son humanos, unos mentalmente más sanos que otros (risas) y otros más emocionalmente afectados”.
¿Cómo es Patricia de mamá?

“No sé cómo me lo dirá Anastasia (2 años) en quince años, pero siento un amor absurdo por ella, que sale por cada poro y que es un deseo de amar y besar y apechichar y oler, como una leona... aunque hay algo que me ha pasado desde el primer momento y es que yo casi nunca digo “mi hija”, porque ella no me pertenece, ella es ella, es Anastasia. Yo estoy es para cuidarla, darle todo el amor posible, protegerla y darle las herramientas para que crezca lo mejor que pueda, para tenga su vida. No se puede confundir con que un hijo es una propiedad de uno”.
¿Desearías tener otro hijo?

“Creo que uno sí quisiera estar eternamente embarazado. Los nueve meses son divinos y ver crecer un niño es hermoso, uno como mamá desearía tener 15 o 20. Pero hay que ser conscientes que no cabemos, ya es suficiente. Creo que la gente tiene que empezar a concientizarse de que no hay tierra para tanta papa. Ahora, es lindo tener un hijo con sus genes, pero si quieres otro, adopta, dale un hogar a un niño que lo necesite” .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor participa con nosotros.
Muchas gracias.

Google+ Badge